jueves

VOLVERÉ A NACER

Esta gran canción de Raphael, compuesta ¡cómo no! por Manuel Alejandro, tiene un significado especial para el cantante. Narra ni más ni menos que la primera juventud del cantante que casi no existió, porque era casi un niño cuando apareció en televisión y comenzaron a lloverle los contratos. Realmente "pasó de la niñez a los asuntos", como escribe Manolo, y apareció en un mundo de adultos de la noche a la mañana. Indudablemente, este hecho marcó la vida del extraordinario artista.
"Yo no me iré completo de este mundo
porque jamás yo conocí la primavera.
Yo no viví la juventud como cualquiera
porque pasé de la niñez a los asuntos.
No conocí la charla bullanguera
de los amigos reunidos en la plaza.
Ni los paseos detrás de una muchacha,
ni la emoción de perseguirla hasta su puerta.
Porque pasé de la niñez a los asuntos.
Porque pasé de la niñez a mi garganta
para cantar canciones como esta,
para cantar canciones de mi alma.
Para cantar canciones como esta,
para cantar canciones de mi alma.
Yo volveré a nacer con la promesa
de masticar mi juventud cada segundo.
Y no abriré con mi garganta nuevos surcos.
Que está cansada de cantarle a las estrellas.
Yo volveré a nacer, estoy seguro,
porque esta vida con mi vida sigue en deuda.
Que yo no tuve juventud como cualquiera
porque pasé de la niñez a los asuntos.
Porque pasé de la niñez a los asuntos.
Porque pasé de la niñez a mi garganta
para cantar canciones como esta,
para cantar canciones de mi alma.
Para cantar canciones como esta,
para cantar canciones de mi alma"