domingo

EXITOS DE MARI TRINI


Mari Trini fue, quizás, la mejor cantautora española de la historia reciente de la música ligera en España, con algunas canciones de enorme repercusión tanto por su calidad como por su faceta interpretativa. Temas como "Amores", "Yo no soy esa", "Yo confieso" y un largo etcétera sitúan a esta cantante en lo más alto del panorama musical español, por encima de otras efímeras individualidades. Sin embargo, e igual que pasó con otros creadores, grabó y cantó demasiado, cuando ya había dicho todo lo que tenía que decir, lo que originó que a partir de la mitad de su etapa artística el nivel de la calidad de sus temas bajó considerablemente. Es el eterno problema de no retirarse a tiempo. De todas maneras, lo dicho inicialmente: grandísima autora e intérprete, con temas inolvidables. He aquí una muestra.
AMORES
Amores se van marchando como las olas del mar
amores los tienen todos pero quien los sabe cuidar
El amor es una barca con dos remos en el mar
un remo aprietan mis manos el otro lo mueve el azar
Quien no escribio un poema huyendo de la soledad
quien a los quince años no dejó su cuerpo abrazar
y quién cuando la vida se apaga y las manos tiemblan ya
quién no buscó ese recuerdo de una barca naufragar.
Amores se vuelven viejos antes de empezar a amar
porque el amor es un niño que hay que enseñar a andar
El amor es como tierra que hay que arar y sembrar
mírala al caer la tarde que no lo vengan a pisar.

YO CONFIESO
Es la hora y yo confieso, y confieso a mi manera,
al oído del que escucha la verdad de mis miserias
Es la hora y yo confieso, y confieso a mi manera,
al oído del que escucha la verdad de mis miserias
Confieso haber corrido sobre caminos de hierba
sin mirar alrededor donde... donde la tierra se agrieta
Y confieso sin temor que el orgullo y la soberbia
han sido mi Rocinante, mi montura, mis espuelas.
Es la hora y yo confieso, y confieso a mi manera,
al oído del que escucha la verdad de mis miserias.
Confieso haber mentido al que laverdad pidiera,
de no haber vestido al pobre por... por no mirarle siquiera.
Y confieso mis errores porque mi final se acerca
y le tengo miedo a todo: el último acto llega.