miércoles

DUEÑO DE NADA Y CULPABLE SOY YO


José Luis Rodríguez, "El Puma", interpreta en esta actuación en directo dos canciones de sus más queridos compositores, José María Purón y Manuel Alejandro. Ambas fueron éxitos indiscutibles en la carrera del cantante venezolano, aunque "Dueño de nada" se convirtió en un clásico imprescindible para todos los amantes de la balada. "Culpable soy yo", de Purón, es una de las primeras canciones que El Puma grabó de este magnífico compositor, que empezó cantando sus propios temas, pero que acabó escribiendo para otros intérpretes, cosechando numerosísimos éxitos.
CULPABLE SOY YO
Mírame fijamente a los ojos Y comprueba tu misma que digo
La verdad que tú siempre has querido Escuchar de mis labios amor
No te engaño al pedirte perdón Por el daño que pude causarte
No des vueltas buscando un culpable Culpable soy yo
Por haberte tenido olvidada Por dejar que muriera el amor
Por haberte negado mi mano Culpable soy yo
Mírame fijamente a los ojos Y procura tratar de entenderme
No eres tú solamente quien pierde Este golpe nos hiere a los dos
Pero a mi no me falta valor Pero jamás he callado ante nadie
Por favor no te sientas culpable Culpable soy yo.

DUEÑO DE NADA
No soy yo el que hace crecer tu alegría
y ocupa en tu vida un lugar especial.
No soy yo el que te hace soñar con la luna
y ver en la lluvia gotas de cristal.
No soy yo ese a quien tu le dices mi dueño
no soy solo un perro que tus haces saltar.
Y que buscas Cuando sientes ganas
de un hombre que te haga sentir de verdad.
Dueño de ti, dueño de que dueño de nada
un arlequín que hace temblar tu piel sin alma.
Dueño del aire y del reflejo de la luna sobre el agua.
Dueño de nada, dueño de nada.
No soy yo el que siempre comparte tu vida
tus penas y risas y tu realidad.
No soy yo el que pasa las noches en vela
cuando la tristeza Perturba tu hogar.
No soy yo ese a quien tu le dice mi dueño
yo soy solo un perro que tu haces saltar.
Y que buscas cuando sientes ganas
de un hombre que te haga sentir de verdad.
Dueño de ti, dueño de que dueño de nada
un arlequín que hace temblar tu piel sin alma.
Dueño del aire y del reflejo de la luna sobre el agua.
Dueño de nada, dueño de nada.