sábado

PARA LA LIBERTAD


En esta actuación en directo, Joan Manuel Serrat canta tres de sus mejores canciones. "Mediterráneo" fue su canción emblemática, la que le hizo alcanzar la cumbre del éxito. "Para la libertad", con texto de Miguel Hernández, y "La saeta", el poema de Antonio Machado, dos monumentales canciones en la música y en la voz del mejor cantautor español de todos los tiempos (con permiso de Joaquín Sabina).
PARA LA LIBERTAD
"Para la libertad, sangro, lucho, pervivo.
Para la libertad, mis ojos y mis manos
como un árbol carnal, generoso y cautivo,
doy a los cirujanos.
Para la libertad siento más corazones
que arenas en mi pecho: dan espumas mis venas,
y entro en los hospitales, y entro en los algodones
como en las azucenas.
Porque donde unas cuencas vacías amanezcan
ella pondrá dos piedras de futura mirada
y hará que nuevos brazos y nuevas
piernas crezcan en la carne talada.
Retoñarán aladas de savia sin otoño
reliquias de mi cuerpo que pierdo en
cada herida.
Porque soy como el árbol talado, que retoño:
y aún tengo la vida."

MEDITERRANEO
"Quizá porque mi niñez sigue jugando en tu playa,
y escondido tras las cañas duerme mi primer amor,
llevo tu luz y tu olor por donde quiera que vaya,
y amontonado en tu arena guardo amor, juegos y penas.
Yo, que en la piel tengo el sabor amargo del llanto eterno,
que han vertido en ti cien pueblos de Algeciras a Estambul,
para que pintes de azul sus largas noches de invierno.
A fuerza de desventuras, tu alma es profunda y oscura.
A tus atardeceres rojos se acostumbraron mis ojos
como el recodo al camino...
Soy cantor, soy embustero, me gusta el juego y el vino,
Tengo alma de marinero...
¿Qué le voy a hacer, si yo nací en el Mediterráneo?
Y te acercas, y te vas después de besar mi aldea.
Jugando con la marea te vas, pensando en volver.
Eres como una mujer perfumadita de brea
que se añora y que se quiere que se conoce y se teme.
Ay...si un día para mi mal viene a buscarme la parca.
Empujad al mar mi barca con un levante otoñal
y dejad que el temporal desguace sus alas blancas.
Y a mí enterradme sin duelo entre la playa y el cielo...
En la ladera de un monte, más alto que el horizonte.
Quiero tener buena vista.
Mi cuerpo será camino, le daré verde a los pinos
y amarillo a la genista...
Cerca del mar. Porque yo nací en el Mediterráneo"